El cambio climático y el papel del control del tráfico aéreo

Alrededor de 100 participantes de Europa asistieron al taller de investigación "El cambio climático y el papel del control del tráfico aéreo", organizado conjuntamente por Baltic FAB, FABEC y la Sociedad Alemana de Investigación de la Aviación (GARS), que tuvo lugar en la Universidad Técnica de Vilnius (Lituania). El acto reunió a representantes de alto nivel de institutos de investigación académica, proveedores de servicios de navegación aérea, reguladores y otras partes interesadas clave para debatir el cambio climático y su impacto en el control del tráfico aéreo (ATC) y, paralelamente, el papel del ATC en la reducción del impacto de la aviación en el calentamiento global.

El acto fue inaugurado por Virginijus Sinkevičius, Comisario Europeo de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, quien subrayó el compromiso de la Comisión de alcanzar el objetivo de una Unión Europea climáticamente neutra para 2050. A continuación, se expusieron y debatieron los resultados de las nuevas investigaciones científicas sobre las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y no CO2 relacionadas con la aviación. Altos representantes de organismos de investigación como el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y el Real Centro Aeroespacial de los Países Bajos (NLR), junto con expertos de Eurocontrol, Hungarocontrol, DFS y los gobiernos nacionales que presentaron diferentes puntos de vista de las partes interesadas sobre cómo alinear las pruebas científicas con las políticas, las regulaciones y los procedimientos operativos. Otras contribuciones importantes fueron las de representantes de la CE, el PRB, grupos de reflexión económica e industrial, institutos académicos y empresas de consultoría.

En los debates quedó claro que se necesitan nuevas herramientas para comprender mejor el impacto de las operaciones aéreas en la formación de gases de efecto invernadero y los métodos de mitigación más eficaces. Los nuevos análisis basados en la inteligencia artificial y el aprendizaje automático nos darán una imagen más clara del impacto de las operaciones aéreas en el medio ambiente, pero la eficacia de los métodos de mitigación dependerá de que se siga investigando y de que todas las partes interesadas colaboren más estrechamente.