El Gobierno británico responde a la consulta sobre el ruido nocturno de los aeropuertos de Londres

Las medidas anunciadas estarán en vigor antes de que se introduzca una nueva política permanente sobre el ruido más allá de 2025

El Gobierno británico ha publicado su respuesta a una consulta sobre los cambios propuestos en las restricciones de vuelo nocturno en los aeropuertos londinenses de Heathrow, Gatwick y Stansted.

Durante las consultas con el público y el sector, el Gobierno propuso renovar las actuales restricciones a los vuelos nocturnos, lo que implica reducir los vuelos entre las 23.30 y las 6.00 horas, designadas como periodo de cuota nocturna.

Durante este periodo, los aviones que generan más ruido acumulan más puntos para la cuota, mientras que el Departamento de Transporte (DfT) también impone restricciones al número de movimientos de aviones permitidos en los aeropuertos durante distintas épocas del año.

London Heathrow Airport
Photo London Heathrow Airport

Además de esta propuesta, también se ha sugerido que se prohíba por completo el uso de aviones grandes de cuatro motores (designados como QC4), como el Boeing 747-400, entre el periodo de cuota nocturna. Anteriormente existían restricciones para estas operaciones, aunque las tripulaciones de los aviones con calificación QC4 podían volar en el periodo de cuota si el vuelo se retrasaba.

A cada tipo de aeronave se le asigna una cuota (QC) basada en el impacto acústico total de cada tipo de aeronave alrededor de un aeropuerto. Los que tienen una mayor emisión de sonido, como los aviones más antiguos o los que tienen tres o más motores, reciben un número de QC más alto, convirtiéndose en una carga para los períodos de cuota nocturna de los aeropuertos.

Se ha decidido que las actuales restricciones a los vuelos nocturnos se mantengan durante tres años más, dando tiempo al Gobierno para "desarrollar una evaluación más significativa de los costes y beneficios de los vuelos nocturnos", con la esperanza de que el tráfico haya vuelto a los niveles anteriores a la pandemia, lo que permitirá utilizar datos de ruido más realistas y precisos a tiempo para un nuevo régimen que comience en octubre de 2025.

La segunda parte de la propuesta también entrará en vigor, y a algunos residentes les preocupa que esto no tenga un gran impacto en los niveles de ruido, debido a que las restricciones para las aeronaves con calificación QC4 ya están en funcionamiento.

Los residentes están además preocupados por este cambio debido al creciente uso de aviones de nueva generación, como el Airbus A350, el A320neo y el Boeing 787, que tienen una huella de ruido mucho menor que los tipos más antiguos y grandes.

Según las consultas, muchos particulares y grupos comunitarios pidieron la prohibición total de los vuelos nocturnos, salvo en circunstancias excepcionales.

La segunda parte de la consulta sigue abierta hasta el 3 de septiembre, y ahora se está trabajando en el análisis de las respuestas que se utilizarán para dar forma a las propuestas políticas a largo plazo para el periodo posterior a 2025.

El Gobierno publicará una nueva actualización de las orientaciones sobre vuelos nocturnos en octubre del año que viene y otra consulta durante 2023, en la que establecerá una propuesta firme de reforma a más largo plazo.