El MAG pide una hoja de ruta para viajar sin restricciones

El operador aeroportuario quiere eliminar la necesidad de realizar pruebas a determinados países, lo que permitirá reanudar los viajes aéreos

El Grupo Aeroportuario de Manchester (MAG) ha subrayado que la planificación de una ruta que permita viajar sin restricciones es esencial para la reactivación del sector de la aviación en el Reino Unido.

La organización ha publicado las últimas cifras de tráfico que muestran que se ha producido un descenso del 90% en el número de pasajeros durante los primeros 12 meses de la pandemia.

Según la MAG, el Reino Unido y los gobiernos internacionales deberían colaborar para compartir la información necesaria sobre las nuevas variantes del Covid-19 y elaborar una estrategia para eliminar la necesidad de realizar pruebas de PCR.

Actualmente, se ha propuesto que todos los pasajeros tengan que presentar un resultado negativo a su llegada, incluso cuando viajen desde zonas de bajo riesgo. Esto es para que se puedan recoger datos que ayuden a la secuenciación genómica.

MAG Airports
Photo MAG Airports

Comparativamente, el grupo ha dicho que esta precaución podría evitarse si los gobiernos compartieran los datos sobre las variantes.

El requisito de las pruebas forma parte de la iniciativa del "semáforo" del Grupo Mundial de Trabajo sobre Viajes, que clasifica a los países en rojo, ámbar o verde en función del riesgo que presenten. Está previsto que comience el 17 de mayo, fecha en la que podrán reanudarse los viajes no esenciales.

Sin embargo, el MAG ha sugerido que se mejore el marco con la adición de una cuarta categoría sin restricciones, basada en el éxito del programa de vacunación del Reino Unido.

De este modo, se eliminaría el coste personal de las pruebas y se empezaría a recuperar la confianza de los pasajeros, ha declarado el grupo aeroportuario.

Charlie Cornish, director general de MAG, cree que tras un año de "parada casi total" es vital que el sector se reanude tan pronto como sea seguro hacerlo.

"El requisito de completar una prueba PCR al volver incluso de los países más seguros añade un coste potencialmente innecesario y la atención del Gobierno debe centrarse ahora en encontrar formas más inteligentes y asequibles de gestionar el riesgo que suponen las nuevas variantes preocupantes.

"El COVID-19 es un problema global y requiere una respuesta internacional coordinada, no solo para poner la pandemia bajo control, sino para desarrollar soluciones que permitan volver a viajar sin restricciones entre los países donde hay un menor nivel de riesgo", añadió.

En marzo de 2019, la compañía prestó servicio a más de cuatro millones de clientes, mientras que en el mismo periodo de este año sólo ha atendido a 140.000.