El vehículo automatizado se lanzará en las instalaciones de Swissport en Frankfurt

Se espera que el AGV mejore la seguridad de los procesos de transporte utilizando controles basados en datos para regular las operaciones

La nueva terminal de carga de Swissport en Fráncfort va a contar con un vehículo de guiado automático (AGV) de Lodige Industries -proveedor de equipos de carga aérea- como parte de un estudio piloto en la base alemana.

La nueva iniciativa es una de las últimas innovaciones de la empresa y está prevista para mejorar la flexibilidad y la seguridad de los procesos de transporte.

Está previsto que el proyecto comience en noviembre.

Lodige Industries
Photo Lodige Industries 

El AGV de Logige forma parte del plan de Swissport para mejorar los procesos de manipulación de la carga. Tiene una capacidad de carga de 6.800 kg y está diseñado para sustituir a los dispositivos de carga unitarios, además de eliminar la necesidad de rutas de transporte terrestre fijas.

En comparación con otras soluciones alternativas, esto ayuda a que el personal esté libre para realizar tareas de mayor valor, a la vez que se ahorra espacio, según la empresa.

"El nuevo AGV es una importante adición a las instalaciones de última generación de Swissport en Frankfurt, mejorando significativamente la seguridad, la eficiencia y la flexibilidad de sus procesos", dijo Bjorn Ussat, director de soluciones de logística aeroportuaria de Lodige Industries. "Swissport es el primer usuario de nuestro AGV ampliamente probado. Tras haber equipado la terminal de Swissport con un sistema de manipulación de cargas, ahora podemos apoyar sus ambiciosos planes de un nivel de automatización aún mayor dentro de la terminal con un nuevo producto fiable y eficiente que ahora demostrará su rendimiento en condiciones exigentes."

Gracias a su sistema de conducción omnidireccional, el vehículo puede utilizar un dispositivo de escaneo láser seguro que lo redirige en caso de que se encuentre con algún obstáculo.

Según el proveedor, los controles basados en datos integrados en la solución permiten a los usuarios regular sus operaciones y facilitan la integración en un complejo de gestión de almacenes.

Dentro de la terminal, el vehículo conecta varias posiciones estratégicas de entrega. Esto incluye las cubiertas de rodillos del sistema automatizado de manipulación de materiales, la zona farmacéutica, el muelle de camiones y otras estaciones, cubriendo distancias de entre 60 y 300 metros.

Lodige se encargó de diseñar e instalar todo el sistema de manipulación de cargas. La implantación del AGV estaba prevista desde el inicio del proyecto para complementar la infraestructura existente.

La empresa ha afirmado que, gracias a la batería de iones de litio y a la estación de carga inductiva del vehículo, éste puede ofrecer una disponibilidad permanente.