ENAIRE incorpora un avanzado sistema ATC

SACTA es la herramienta principal utilizada para prestar servicios de gestión del tráfico aéreo. Es una aplicación que se utiliza para gestionar y separar las aeronaves en tiempo real, garantizando la fluidez del tráfico. La versión 4.0 de SACTA-iTEC es la primera que incorpora componentes de la Alianza Europea iTEC, y se pretende que en 2025 sea el sistema más avanzado de Europa en el marco de dicha colaboración, un sistema coherente con los requisitos del Cielo Único.

Hasta ahora se han invertido dos años de trabajo y unos 8 millones de euros en el desarrollo de esta versión, y está prevista una inversión continua en este sistema de unos 190 millones de euros desde 2021 hasta 2025.

Esta nueva versión de SACTA-iTEC permite implementar mejoras, como la recategorización de la estela de turbulencia (RECAT), utilizando los datos obtenidos a través del enlace de datos con las aeronaves (DAP), y proporciona mejoras que implican pistas activas y cambios de pista para gestionar las llegadas.

Además, esta versión sienta las bases para la futura incorporación al sistema SACTA de elementos desarrollados conjuntamente en el marco del partenariado europeo iTEC (Interoperability Through European Collaboration), como la función de Detección de Conflictos a Medio Plazo (MTCD), cuyo componente estrella es el Módulo de Trayectoria Táctica (TTM), que realizará los cálculos precisos necesarios para detectar las interacciones entre las aeronaves y los mostrará a los controladores de forma muy ergonómica, facilitando su comprensión y proporcionando apoyo en la resolución de conflictos.

SACTA-iTEC 4.0 ofrece un conjunto de funciones destinadas a mejorar la capacidad y la seguridad en todos los entornos de Torre, Ruta y Área Terminal (TMA). La evolución del sistema de gestión del tráfico aéreo (SACTA) se organiza en versiones para que los cambios puedan introducirse gradualmente, lo que facilita su incorporación a las operaciones. Todas las pruebas, transiciones y puestas en marcha se realizan siempre de noche, que es cuando el tráfico aéreo es más bajo.

La integración de los datos se ha realizado mediante DAP (datos de la aeronave obtenidos a través de un enlace de datos con la aeronave), una tecnología que permite al sistema utilizar la información calculada por la aeronave. Esta función proporciona marcas de distancia de separación en la aproximación final basadas en las estelas de la OACI o en las nuevas categorizaciones de estelas de RECAT.

También incorpora mejoras para soportar los nuevos conceptos de Ruta Libre, en los que las aeronaves vuelan en línea recta de un punto a otro sin seguir ninguna ruta aérea preestablecida, y soporta el despliegue inicial de la función TTM entre aeronaves, basada en una estimación precisa de las futuras trayectorias de vuelo en un horizonte temporal del orden de 10 minutos.

Este sistema se ha implantado en los Centros de Control de ENAIRE de Barcelona, Madrid, Gran Canaria, Palma de Mallorca, Sevilla y Valencia, y en la unidad de control de aproximación de Málaga.