Innovaciones tecnológicas para la aviación en el nuevo informe de la Universidad de Cranfield e Inmarsat

La investigación explora 21 conceptos de vanguardia, como las aeronaves conscientes, las operaciones basadas en la trayectoria, la inteligencia artificial y la tecnología de confianza digital, que definirán el futuro de la aviación

Con el repunte de los viajes aéreos ya en marcha, un nuevo informe publicado hoy por la Universidad de Cranfield e Inmarsat destaca el papel fundamental que desempeñará la conectividad digital para acelerar la recuperación de la aviación a largo plazo. Titulado 'Por qué el futuro de la aviación empieza con la conectividad', el estudio ofrece ideas y orientaciones a las principales partes interesadas de la aviación y a los gobiernos para que reconsideren sus prioridades para el futuro del sector. Esto se verá impulsado en gran medida por un cambio monumental en el comportamiento y las expectativas de los pasajeros tras la pandemia, así como por una mayor concienciación de los consumidores sobre su impacto en el clima.

El informe destaca una serie de cambios transformadores que se avecinan para el sector de la aviación y examina cómo las aerolíneas pueden aprovechar las enormes oportunidades creadas como consecuencia de ello.

Como parte de su investigación, los expertos de la Universidad de Cranfield han desarrollado una línea de tiempo de conectividad digital, que resume cuándo se puede esperar que 21 de las innovaciones tecnológicas más críticas de la industria alcancen la adopción. Se centra en tres plazos distintos: cinco años (tecnologías en fases avanzadas de desarrollo y que en algunos casos están siendo probadas por organizaciones antes de su adopción por el mercado), entre cinco y diez años (tecnologías en fase de desarrollo inicial con potencial para ser probadas en algunos sectores), y más allá de la próxima década (conceptos que se están considerando para el desarrollo de productos u ofertas de servicios).

Estas tecnologías permitirán que una serie de conceptos innovadores se abran paso en las aeronaves y el espacio aéreo, contribuyendo a definir el futuro de la aviación y dando lugar a importantes cambios en la experiencia de los pasajeros y los esfuerzos de sostenibilidad. Entre los conceptos explorados se encuentran:

  • Cómoel "avión consciente" utiliza las tecnologías de detección y comunicación para crear un sistema integrado de gestión de la salud, el mantenimiento y el rendimiento de la aeronave que es capaz de un estado de plena conciencia, con la capacidad de tomar o sugerir la acción apropiada. Por ejemplo, puede predecir con precisión el estado de los componentes de la aeronave y reconfigurarlos automáticamente para optimizar su ciclo de vida. Además, puede detectar cambios en el entorno externo, como el clima o una nube de cenizas volcánicas. Con la reducción de la necesidad de mantenimiento planificado, además de anticiparse a los posibles fallos de los componentes, los costes de mantenimiento se reducirían en un 30% aproximadamente.
  • Cómo el "viaje conectado" mejorará la experiencia del pasajero con una orientación más eficiente y personalizada a través de los aeropuertos, un seguimiento del equipaje más inteligente y con mayor capacidad de respuesta, actualizaciones en tiempo real sobre las interrupciones de los vuelos y una conectividad de alta velocidad a bordo sin fisuras.
  • Cómo las operaciones basadas en la trayectoria son un paso fundamental hacia la futura gestión del tráfico aéreo, permitiendo una secuenciación más eficiente del tráfico y el despliegue rutinario de los llamados "descensos verdes", que ahorran combustible, en las áreas terminales de los aeropuertos.
  • Cómo la Inteligencia Artificial (IA) y las tecnologías digitales de confianza tienen un enorme potencial para ser aplicadas en todos los sectores de la aviación. La IA puede proporcionar asesoramiento inteligente sobre cuestiones de gestión de aeronaves y tomar decisiones informadas bajo presión -cuando hay que hacer un desvío, por ejemplo- con la detección de tráfico basada en cámaras, o ayudar a la tripulación a anticipar y prevenir situaciones críticas. El aprendizaje automático (ML) puede mejorar la precisión de cualquier aplicación que implique una optimización, desde la calibración de los sensores hasta la comprobación de los depósitos de combustible o la detección de la formación de hielo.

El informe también examina cómo la complejidad y la interoperabilidad de los futuros ecosistemas son retos importantes para los proveedores de tecnología, los reguladores y las aerolíneas.

Philippe Carette, Presidente de Inmarsat Aviation, dijo: "Nuestro nuevo informe con la Universidad de Cranfield ha considerado cómo el papel de la conectividad digital, en todas sus formas, puede permitir y acelerar la satisfacción de las necesidades rápidamente cambiantes de los viajeros aéreos y del propio sector de la aviación. Ha identificado retos y oportunidades específicos que, si se abordan, tendrán un efecto beneficioso directo en la resiliencia del sector, su contribución a la reducción del cambio climático y a las nuevas ofertas de servicio al cliente que mejorarán la disposición de los pasajeros a viajar en el mundo post-pandémico.

"El aprovechamiento de las innovaciones tecnológicas exploradas en este informe será nada menos que revolucionario para nuestra industria, y en Inmarsat, no podemos esperar a desempeñar nuestro papel para darles vida a través de nuestra conectividad global y la red de redes ORCHESTRA líder en el mundo."

Profesora Karen Holford CBE FREng, Directora Ejecutiva y Vicerrectora de la Universidad de Cranfield: "Aunque se trata de una época de grandes retos para la industria de la aviación, informes como éste muestran el camino que la tecnología puede trazar hacia un futuro más brillante y sostenible. La "aviación digital" y la base de la conectividad tienen que dejar de ser sólo un concepto de mañana, para convertirse en la realidad de hoy. Este informe expone las numerosas posibilidades tecnológicas y lo que se puede conseguir a corto y medio plazo. Lo que hace falta ahora es que todos redoblemos nuestros esfuerzos para hacerlas realidad".

Inmarsat ha desvelado recientemente los planes de ORCHESTRAla red de comunicaciones del futuro, que reunirá los satélites geosíncronos (GEO) existentes con los satélites de órbita terrestre baja (LEO) y el 5G terrestre para formar una solución integrada de alto rendimiento, que no tiene parangón con ninguna oferta existente o prevista de la competencia. ORCHESTRA permite aumentar la capacidad en zonas de alta densidad, como los aeropuertos, eliminando los "puntos calientes" congestionados de la red y garantizando que las necesidades de conectividad de los clientes del sector de la aviación se sigan satisfaciendo en el futuro, con una capacidad que se adapte directamente a sus necesidades.