Primera señal nacional de navegación por satélite generada en el Reino Unido

Inmarsat está trabajando en un proyecto de prueba financiado por la Agencia Espacial Británica con la Agencia Espacial Europea, junto con sus socios británicos GoonhillyEarth Station Limitedy GMVNSL Limited, para emitir la primera señal de navegación por satélite generada en el Reino Unido.El proyecto ofrece una plataforma potencial para que el Reino Unido mejore sus capacidades en el ámbito del posicionamiento, la navegación y la temporización (PNT) después del Brexit.

Reutilizando un transpondedor del satélite Inmarsat-3 F5 (I-3 F5), el proyecto de prueba -Sistema de Aumentación Basado en el Espacio del Reino Unido o UKSBAS-proporcionará una señal superpuesta para aumentar el sistema de navegación por satélite del Sistema de Posicionamiento Global de Estados Unidos (GPS).De este modo, se podrá afinar la precisión de la señal desde unos pocos metros hasta unos pocos centímetros de exactitud.

El UKSBAS servirá de base para evaluar su futuro desarrollo hasta convertirlo en una capacidad operativa que sirva de apoyo a aplicaciones críticas para la seguridad, como la aproximación y el aterrizaje de aviones en aeropuertos o la navegación de barcos por canales estrechos, especialmente de noche y en condiciones meteorológicas adversas.Goonhilly proporcionará el enlace ascendente del sistema desde Cornualles y el software de GMVNSL, con sede en Nottingham, generará la señal de navegación en tierra. Se trata de un sistema similar al que ya se utiliza en Australia y Nueva Zelanda, con el apoyo de Inmarsat. UKSBAS será la primera señal de navegación por satélite nacional generada en el Reino Unido.

La Ministra de Transportes, Trudy Harrison, ha declarado: "Es una noticia muy satisfactoria saber que empresas del Reino Unido se han unido para llevar a cabo este proyecto pionero, con ayuda de la financiación del Gobierno. Desde el vuelo de los aviones hasta el gobierno de los barcos, un apoyo fiable y preciso a la navegación es una parte crucial de los viajes. Este desarrollo es un paso importante para nuestro sector espacial, líder en el mundo, a medida que aceleramos el camino hacia un futuro de transporte con cero emisiones".

Este proyecto podría ser crucial para los usuarios del Reino Unido que necesitan capacidades de navegación precisas y de alta integridad para permitir sus operaciones, cubriendo inicialmente las operaciones de aviación y marítimas, pero con una potencial extensión a las aplicaciones ferroviarias y de otros vehículos terrestres. Por ejemplo, UKSBAS cumplirá las normas de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

El Reino Unido ya no tiene acceso a los servicios de seguridad de la navegación geoestacionaria europea (EGNOS) desde que abandonó la Unión Europea (UE) y no participa en el programa Galileo de la UE por razones similares.Por lo tanto, esta nueva capacidad nacional apoyada por los satélites actuales y futuros de Inmarsat podría ofrecer una nueva opción de navegación de alta integridad y precisión en todo el país, en su espacio aéreo y en las aguas circundantes.

El I-3F5 se encuentra en órbita geosincrónica a 54º Oeste, lo que garantiza que su señal cubra el Reino Unido como parte de su servicio de superposición en la región del Océano Atlántico, lo que lo convierte en un candidato ideal para participar en esta prueba. El satélite fue fabricado por Lockheed Martin, socio de Inmarsat en el programa Athena, y lanzado en 1998.

"Este proyecto demuestra la innovación británica en su máxima expresión", dijo Nick Shave, Vicepresidente de Programas Estratégicos de Inmarsat Global Government. "Trabajar con la Estación Terrestre de Goonhilly y GMVNSL, con el apoyo de la financiación británica a través del Programa de Innovación y Apoyo a la Navegación (NAVISP) de la ESA, nos permiteampliar la larga vida del satélite I-3 F5 de Inmarsat con nuevos servicios adicionales diseñados dos décadas después del lanzamiento.Estamos deseando explorar el potencial de este proyecto y los beneficios que podría aportar al Reino Unido con servicios de navegación más precisos, de alta integridad y resistentes, al tiempo que exploramos las futuras capacidades de los nuevos satélites a través de la hoja de ruta tecnológica de Inmarsat, totalmente financiada.Este trabajo también tiene el potencial de ser exportado a otras naciones del mundo, beneficiando al Reino Unido tanto económica como tecnológicamente".