Rolls-Royce impulsará los bombarderos B-52 de la USAF

Rolls-Royce North America ha sido seleccionada para suministrar la planta motriz del B-52 Stratofortress de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos (USAF) en el marco del Programa de Sustitución de Motores Comerciales (CERP), lo que significa que los motores F130 de fabricación estadounidense impulsarán el avión durante los próximos 30 años.

El F130 y su familia comercial de motores han acumulado más de 27 millones de horas de vuelo, y la variante seleccionada para el programa B-52 ya está en servicio con las plataformas C-37 y E-11 BACN de la USAF.

USAF B-52 Stratofortress
The B-52 Stratofortress first entered USAF service in 1955 and has undergone a range of upgrades in the decades since. USAF/Staff Sgt Devin Rumbaugh

Al publicar un anuncio oficial el 24 de septiembre, el Departamento de Defensa de EE.UU. estimó la adjudicación del contrato de entrega indefinida/cantidad indefinida en 500,8 millones de dólares con un periodo base de seis años para los motores de sustitución del B-52, con un total potencial de 2.600 millones de dólares si se ejercen todas las opciones.

El contrato prevé 608 motores comerciales más motores de repuesto, equipo de apoyo asociado y datos de ingeniería comercial, para incluir actividades de mantenimiento, que se utilizarán en la flota de bombarderos B-52H, y se espera que el trabajo esté terminado para el 23 de septiembre de 2038.

La adjudicación es el resultado de una adquisición competitiva en la que se publicó una convocatoria y se recibieron cuatro ofertas. Los fondos de investigación y desarrollo del año fiscal 2021, que ascienden a 5 millones de dólares, están comprometidos en el momento de la adjudicación.

En un comunicado del 24 de septiembre, Rolls-Royce declaró que el motor F130 proporciona una alta disponibilidad para la misión y una baja demanda de mantenimiento, y que una vez instalado permanecerá con la aeronave durante toda su vida útil. El motor también proporciona una mayor eficiencia en el consumo de combustible y un mayor alcance, reduciendo la necesidad de reabastecimiento en el aire.

Rolls-Royce fabricará y probará los motores F130 en sus instalaciones de Indianápolis (Indiana), tras la reciente finalización de una inversión de 600 millones de dólares en las mismas. La victoria del B-52 CERP genera una demanda de 650 motores que se producirán en la planta.

Craig McVay, vicepresidente senior de campañas estratégicas de Rolls-Royce Defense, dijo: "Esta es una victoria importante para Rolls-Royce. Hemos estado planificando y preparando este resultado y estamos listos para empezar a trabajar".

La empresa cuenta con un historial de propulsión de una serie de plataformas de ala fija y rotatoria operadas por el ejército estadounidense, como el C-130H, el C-130J, el CV-22 Osprey y el Global Hawk UAV de la flota de la USAF.