Swiss vuela con combustible de aviación sostenible

El combustible se utiliza en el país desde el 1 de julio gracias a las nuevas disposiciones aduaneras

Swiss International Air Lines ha anunciado que ha establecido la primera cadena logística de extremo a extremo para importar SAF a Suiza, lo que le permitirá convertirse en la primera aerolínea comercial en utilizar SAF en sus operaciones regulares desde el país.

La aerolínea se ha asociado con la empresa finlandesa de servicios de ingeniería Neste para importar su "Combustible de Aviación Sostenible MY", que está previsto que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80% en comparación con los combustibles fósiles para aviones, y que se crea a partir de residuos 100% renovables, como el aceite de cocina usado y la grasa animal residual.

SWISS
Photo SWISS

La entrega inicial del combustible es suficiente para más de 175 vuelos y puede entregarse en el aeropuerto de Zúrich a través del sistema convencional de hidrantes. Según la compañía, la mezcla de Neste SAF cuenta con la certificación Jet A-1 y puede utilizarse como el combustible fósil para aviones en todos los tipos de aeronaves sin necesidad de realizar ninguna modificación en el avión o sus motores.

Dieter Vranckx, director general de Swiss, declaró: "Estamos encantados de haber recibido la primera entrega de nuestro SAF de origen propio en Suiza tan pronto como entró en vigor esta nueva normativa aduanera.Desde hace años, Swiss y el Grupo Lufthansa vienen presionando para que se importen combustibles de aviación sostenibles, ya que éstos serán la tecnología clave para que en un futuro a medio y largo plazo podamos alcanzar nuestros objetivos climáticos para 2030 con las tecnologías actuales de los grupos motopropulsores de los aviones."

Los clientes pueden comprar SAF para compensar las emisiones de CO2 generadas por su vuelo en el marco del programa "Compensaid". Los pasajeros pueden introducir los datos de su vuelo y optar por compensar las emisiones comprando SAF o pueden invertir en proyectos de protección del clima en todo el mundo.

Vranckx añadió: "El siguiente paso debe ser aumentar la producción de SAF, que sigue siendo muy cara, para que su precio se acerque al de los combustibles fósiles. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecer a todos nuestros clientes que han optado por comprar SAF a través de Compensaid y, al hacerlo, han hecho su propia y valiosa contribución a la reducción de las emisiones de carbono."